miércoles, diciembre 03, 2008

Iguazú, Brasil, 2008

Casi un año sin publicar, el trabajo y la hipoteca evidentemente hacen daño a la hora de viajar (y para sacar un rato para el blog). Pero en noviembre, por fin, merecidas vacaciones con un increíble viaje por Argentina que comenzó en Iguazú. Una vez más fotos y videos se quedan demasiado cortos, este lugar es, sin duda alguna, para visitar antes de morir. Esta es una vista desde el lado brasileño, con las cataratas inundadas y en un día que comenzó gris y se fue aclarando. Las gotitas en la cámara son inevitables, el chubasquero, imprescindible, el paisaje, indescriptible. Uno de los mejores sitios que he conocido, la fuerza de la Naturaleza en estado puro. Es evidente que volveré, quizás cuando cumpla 40, o 50, pero volveré.

2 comentarios:

el_situacionista dijo...

¡Impresionante!

Ciproheptadina's fan dijo...

Yo, gracias a tu publicación, acabo de volver a ese lugar tan sobrecogedor. En un momento, viendo la foto, se han agolpado todas esas sensaciones de fascinación en mi cabeza. Sin duda un sitio al que volver.
Si quieres, a los 50, quedamos :)